¿Desayunar o no desayunar?

¿Es imprescindible el desayuno? Eso es lo que nos han enseñado, ¿no? La evidencia reciente muestra que en realidad depende de si deberías desayunar o no. Si ya estás acostumbrado a desayunar y siempre has desayunado, entonces es probable que no debas dejar de hacerlo, ya que te arriesgas a ingerir en otra comida las calorías perdidas en el desayuno. Si nunca has sido de desayunar, al agregar el desayuno a tu dieta, solo porque te han dicho que es el camino a seguir, es probable que aumentes de peso si no reduces la cantidad de calorías que comes en las comidas subsiguientes. Por supuesto, las personas que toman un buen desayuno, tienen menos probabilidades de estar “picando” más tarde durante el día. En concreto, un reporte de la Sociedad Americana de Nutrición demuestra que desayunar en vez de saltarse el desayuno, parece mejorar las respuestas de glucosa e insulina a lo largo del día. Sin embargo, los que no desayunan habitualmente, deben hacer un esfuerzo consciente para reducir la cantidad de comida en el almuerzo y la cena, si de repente, añaden el desayuno a su estilo de vida.

 

Si no saltamos el desayuno, ¿cómo bajaremos de peso?

 

En primer lugar hay que mencionar que en un reciente estudio, pidieron a dos grupos de voluntarios seguir la misma dieta. A la mitad de ellos se les hizo tomar el desayuno y a la otra mitad, saltárselo. Saltarse o no el desayuno no produjo ninguna diferencia entre los grupos, en términos de pérdida de peso.

Lo mejor para los que desayunan habitualmente, sería cambiar la composición del desayuno por uno de alto valor proteico, rico en fibras, en lugar de uno alto en contenido de carbohidratos. Los resultados de estudios epidemiológicos indican que existe una asociación entre el consumo de desayuno y un menor riesgo de diabetes mellitus tipo 2 (DM2) y el síndrome metabólico, lo que provocó el interés sobre la influencia del desayuno en el metabolismo de los carbohidratos y los indicadores de riesgo de la diabetes tipo 2.

 

¿Entonces quiere decir omitir los carbohidratos?

 

¡No! ¡Esto no quiere decir que debas evitar los carbohidratos! El reemplazo parcial de hidratos de carbono rápidamente disponibles por otros componentes de la dieta, tales como granos enteros y fibras de cereales en el desayuno, puede ser una estrategia útil para producir resultados metabólicos favorables. Las fibras fermentables probablemente actúen aumentando la sensibilidad a la insulina más tarde durante el día, y las fibras viscosas tienen un efecto agudo para ralentizar la velocidad de absorción de los hidratos de carbono (la piel de ciruela es un ejemplo de una fuente de fibra insoluble, mientras que dentro de la pulpa, se encuentran fuentes de fibras solubles). Al sustituir parcialmente la proteína por hidratos de carbono rápidamente disponibles, aumenta la saciedad y la termogénesis inducida por la dieta, y también afecta favorablemente los lípidos en la sangre y la presión arterial.

Todavía puedes consumir un alto contenido de fibra, bajo en carbohidratos de azúcar; pero si estás comiendo dos rebanadas de pan puedes reemplazar una por un huevo. De esta manera estás reduciendo los carbohidratos en el desayuno (pero todavía conservas algunos, ya que son necesarios para la energía) y estás aumentando el contenido de proteínas, lo que se traduce en una mayor sensación de saciedad (sensación de estar lleno) durante todo el día. Si desayunas cereales, ten cuidado con los cereales que escojas, ya que muchos de los que tienen más alto contenido en fibra, también pueden ser altos en azúcar y sal, por lo que siempre debes leer las etiquetas. También podrías reducir la cantidad de cereales (si los consumes en alta cantidad) y optar por una fruta para compensar la disminución de la cantidad de cereales. La fruta es rica en fibra y, como ya lo hemos mencionado, la sustitución parcial de hidratos de carbono por fibra sería beneficiosa para tu salud metabólica.

¿Por qué no probar diferentes enfoques para una alimentación saludable o un régimen de pérdida de peso? ¡No dejes que yo ni nadie te diga cómo comer! Basta con leer información fiable y tratar de ver lo que funciona para ti. Nada funcionará para todo el mundo de la misma manera. Si decides probar algo diferente por un tiempo, por favor hazlo durante cuatro semanas por lo menos ¡y dime cómo te fue! Después de todo, ¡la vida es un experimento!

Por favor, siéntete libre de ponerte en contacto conmigo si encuentras este artículo interesante y deseas asesoramiento más personalizado.

 


Comments

Security Check
Please enter the text below
CaptchaImage
Can't read text above? Try another text.